spa-CL
17/12/2019
Publicaciones económicas

La industria automotriz, una situación complicada

La industria automotriz, una situación complicada

Golpeada por una regulación cada vez más estricta, especialmente en materia medioambiental, la industria automotriz mundial se encuentra en crisis y se ve obligada a reinventarse.

En un contexto económico global ralentizado, el sector automotriz debe hacer frente a numerosos desafíos, en particular en lo que respecta a las normas para reducir los riesgos medioambientales. Debido a esto, las ventas de coches han observado un descenso inédito desde la crisis de 2008 y el sector se ve dominado por la incertidumbre.
 

Caída de la rentabilidad

Forzados a cumplir con estas regulaciones y con los deseos de los consumidores, los fabricantes de automóviles están realizando fuertes inversiones en el rediseño de sus vehículos, lo que incrementa sus costes de producción.

Además, la llegada de numerosos nuevos actores -como Google Waymo, Tesla, Arcfox o Aiways– añade incertidumbre a un mercado con cierta estabilidad, en el que existe una tendencia de concentración mediante fusiones, adquisiciones y co-inversiones.

 

La Unión Europea (UE) se vio afectada por la implementación de las rigurosas normas de homologación para los nuevos modelos de automóviles, conocidas como "Worldwide Harmonized Light Vehicles Test Procedures" (WLTP).

Estas reglas más estrictas han supuesto bloqueos para los fabricantes, ya que implicaron retrasos en las cadenas de montaje ocasionando una disminución de los modelos disponibles en los concesionarios. En este sentido, los clientes se han visto obligados a retrasar sus compras impactando directamente en las nuevas matriculaciones.

A las barreras técnicas y administrativas, se suma una tendencia negativa en la compra por parte de los consumidores de la zona euro. Es por esto que la compra de nuevos vehículos se ha visto reducida, sobre todo, teniendo en cuenta que los incentivos para el cambio a energías más ecológicas se agotan en ciertos países.

El mercado americano también ha sufrido una caída de la demanda (-1,1% a finales de octubre de 2019) en especial para rancheras y otros utilitarios. Si bien es cierto que se ha mantenido para SUV, pick-ups y camiones ligeros. Esta tendencia continúa afectando a la actividad de los fabricantes de automóviles, incluso con el cierre de varias plantas en el país.

Por último, el mercado chino se ve duramente afectado por la caída de la demanda (-4% en octubre de 2019) debido, en parte, a una actitud especulativa de los consumidores, que esperan los incentivos fiscales anunciados por el gobierno. Esta especulación se suma a los efectos de la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

Por su parte, las grandes municipalidades como Pekín, Shanghái y otras ciudades imponen estrictos límites para matricular nuevos vehículos lo que implica que los hogares chinos recurran masivamente a la compra-venta de coches de segunda mano.

Las dificultades repercuten en toda la industria

El crecimiento y los ingresos de los fabricantes de coches se están viendo duramente afectados por esta desaceleración. La racionalización de los costes de producción y de los desarrollos tecnológicos relacionados con las restricciones medioambientales impuestas repercute en la cadena de suministro y es especialmente notorio en los gastos en I+D. Este hecho podría impulsar las fusiones y adquisiciones para racionalizar dichos costes, necesarios a la hora de introducir tecnologías decisivas, que conllevan una reestructuración de la industria automotriz.

Descargar esta publicación : La industria automotriz, una situación complicada (919,24 kB)

Contacto


María José SEBASTIAN

Marketing & HR Manager
CHILE
mail : mariajose.sebastian@coface.com

Parte superior