spa-CL
17/03/2014
Riesgo País y Estudios Económicos

Aumenta el riesgo de impagos en China / Revista del Campo

Aumenta el riesgo de impagos en China / Revista del Campo

La diversificación de mercados de los últimos años, sumada a la gran volatilidad que ha afectado a las economías globales, también ha significado ampliar el riesgo de que los envíos no siempre se paguen a tiempo. Así, por ejemplo, mientras China, según cifras entregadas por ProChile, se mantiene como el país más atractivo para comercializar los productos chilenos, incluidos los vinos, es a la vez el que registró mayor siniestralidad durante el 2013, al alcanzar 63,1%, en comparación con el 7,7% de 2012 en ese sector productivo.

Según los datos de Coface, China manifiesta los más altos niveles de pagos atrasados desde 2010. De acuerdo con la encuesta con que la entidad monitorea el riesgo de crédito de las empresas en China, llevada a cabo en el cuarto trimestre de 2013, ocho de cada 10 empresas de ese país experimentaron pagos atrasados. Ese es un elemento que los exportadores chilenos -muchos de los cuales, incluido el sector vitivinícola- tienen a China como su destino número uno- deben tener en cuenta, especialmente porque a lo anterior hay que agregar que se estima que durante este año las líneas de crédito seguirán siendo de difícil acceso.

Según la encuesta de Coface, el 82% de las empresas entrevistadas reportó pagos vencidos en 2013, un aumento de 5 por ciento respecto del año 2012 y el nivel más alto en 3 años. De los afectados, el 45% dijo que los montos vencidos también habían aumentado. Las empresas también experimentaron los pagos atrasados ??por un período más largo: 18% reportó vencidas promedio de más de 90 días, un aumento del 5% respecto de 2012.

Los pagos que superan los seis meses de retraso se consideran muy arriesgados. De la experiencia de Coface hay 80% de probabilidades de que esos pagos atrasados ??no se paguen en absoluto. Por otra parte, si el monto de los pagos en mora supera el 2% del total de ventas de una empresa, lo más probable es que estas empresas vayan a tener problemas de liquidez. Este es el caso del 33% de las empresas entrevistadas, un signo de un grave problema de liquidez y un alto riesgo de falta de pago a sus proveedores o los bancos o instituciones de préstamo.

"El deterioro de los pagos en China sirve como una alerta. Tradicionalmente, las empresas más pequeñas no necesariamente tienen acceso a suficientes líneas de crédito del sistema bancario regular y este es el principal motor del crecimiento del sistema bancario en la sombra. La creciente tendencia a la demora en el pago exacerba los problemas de liquidez de los diferentes actores en la cadena de suministros, y este círculo vicioso podría dar lugar a un efecto dominó importante", indica Louis des Cars, Ceo de Coface Chile.

De ahí que no es casual la cifra al alza de impagos en dicho país a los exportadores vitivinícolas, cuestión que obliga a estar más resguardado en el uso de herramientas de cuentas por cobrar y del monitoreo del comprador final, que por este efecto dominó de ser un pagador puede verse de un momento a otro sin caja para cumplir sus compromisos.

Qué pasa con los otros

Si bien lo que ocurre en China es clave, existen otras zonas donde la situación es menos marcada.

"En este escenario, más allá de ser imperioso tomar los resguardos necesarios para exportar a China, debido a que este año el retorno de las divisas es prioritario para la continuidad del giro en un año mermado por la mala cosecha de uvas y la producción de vinos, también hay que mirar otros destinos como Italia, Brasil y Reino Unido, que a pesar de estar con bajas tasas de crecimiento e incertidumbre económica, en lo micro las empresas seleccionadas para hacer negocios se han comportado correctamente en los pagos. A ello se ha sumado un constante monitoreo desde iniciada la crisis, de modo de ser selectivos en la venta y no incurrir en riesgos" afirma Des Cars.

Con relación a Dinamarca, que alcanza el 13,6%, Vietnam, Polonia y Estados Unidos están dentro de los parámetros esperados de tasas de incumplimiento que puede sufrir una operación comercial.

En general, la recuperación en las economías avanzadas está marcada por las divergencias entre países. La situación de las empresas en los Estados Unidos (evaluación A2 bajo vigilancia positiva desde octubre de 2013) ha mejorado considerablemente. Tiene un gran número de fortalezas como alto nivel de auto financiación, récord en rentabilidad, baja deuda y fuerte inversión. Un presupuesto más claro, políticas económicas y el crecimiento de la demanda de los hogares impulsan esta tendencia positiva.

En Europa, Coface observa una mejora en el riesgo en Alemania y Austria (con una previsión en el crecimiento del 1,7% para ambos países), por lo que la evaluación A2 está ahora en vigilancia positiva, con posibilidades de mejorar su clasificación. No obstante, la actividad económica alemana es altamente vulnerable a los cambios impredecibles del comercio global, ahora que el consumo de los hogares está más estable. Las insolvencias empresariales son menos numerosas y costosas (durante el año pasado descendieron 9,1% en el número y 6,3% en los costos financieros).

Entre los países europeos que han tenido éxito en las reformas y la reducción de costos destaca Irlanda, con un crecimiento previsto de 1,7% en 2014 y con un aumento en las exportaciones que se benefician del progreso de Estados Unidos y Reino Unido en el comercio minorista, y un aumento en la confianza de empresas y hogares. El mayor reto del año pasado era el mercado laboral que ha empezado a recuperarse. Estos logros han llevado a Coface a elevar la evaluación de Irlanda a A3, el mismo nivel de Francia y Reino Unido.

La reducción del riesgo en los países avanzados está confirmado e ilustrado por las tendencias positivas en dos de las principales economías: Estados Unidos y Alemania. Ambos países se benefician de la robustez de sus empresas y la recuperación que ahora se basa en fundamentos sólidos. En lo que respecta a los otros grandes países europeos, el final de la recesión significa por el momento solo una estabilización en los riesgos. Aunque se prevé que el crecimiento será muy lento. De hecho, se requeriría un crecimiento de al menos 0,8% en Italia, 1,6% en Francia y 2,5% en el Reino Unido para que las insolvencias disminuyeran de forma importante. Sin embargo, en estas tres economías el crecimiento previsto para 2014 no alcanzará estos niveles. En los países emergentes, el actual déficit de cuenta corriente y la debilidad del crecimiento a largo plazo serán una carga para las empresas.

Descargar esta nota de prensa : Aumenta el riesgo de impagos en China / Revista del Campo (677,16 kB)

Contacto


María José SEBASTIAN

Marketing & HR Manager
CHILE
mail : mariajose.sebastian@coface.com

Parte superior
  • Spanish