spa-CL
13/06/2016
Noticias Corporativas

Recuperación económica en Brasil no se ve tan rápida / Revista del Campo

Recuperación económica en Brasil no se ve tan rápida / Revista del Campo
Pese a ser un mercado cercano  atractivo, Coface sugiere tener cautela en las cuentas por cobrar

 

Brasil enfrenta lo que se podría denominar una tormenta perfecta. La crisis política y la profunda recesión, que han llevado al colapso de los indicadores de confianza, fueron rematados con el proceso de juicio político en contra de la Presidenta Dilma Rousseff. Eso lleva a los analistas a señalar que no se espera una recuperación significativa en la economía antes de 2017. Esta se contrajo 3,8% en 2015 y se espera para 2016 una caída superior a 3% en el PIB.

 

Aunque el mercado ha reaccionado positivamente frente a las noticias del juicio político, en la aseguradora de riesgos Coface enfatizan que no se debe esperar una recuperación, debido a que el partido del Presidente interino, Michel Temer, también es investigado por corrupción, lo que hace difícil para el sector presentar una alternativa viable.

 

A eso se suma que los resultados económicos de 2015 fueron de -3,8% del PIB respecto de 2014, los peores desde 1990. El ajuste de precios administrativos, que eran artificialmente bajos, y la fuerte depreciación en el tipo de cambio, según Coface, llevaron a esta entidad a degradar la evaluación riesgo país a alto riesgo -de B a C- en enero de 2016.

 

Ante esto, la aseguradora concluye que, aunque Brasil representa un mercado cercano y atractivo para los exportadores chilenos, la recomendación apunta a ser extremadamente cautos en las cuentas por cobrar, en lo posible fidelizando con los clientes de larga data.

 

Difícil recuperación

Solo dos indicadores se espera que mejoren en el corto plazo en Brasil: la balanza comercial y la inflación, según el análisis de Coface. En comercio internacional, tanto importaciones como exportaciones han caído, aunque la fuerte depreciación en las tasas de cambio en el último año finalmente mejoró la competitividad de la manufactura local de productos, mientras que la debilidad de la moneda ha reducido los precios en la exportación en dólares. Pero, hasta ahora, la mejora en el volumen de exportaciones no ha sido suficiente para tener ingresos mayores.

 

No obstante eso, la economía no comenzará su recuperación antes de que el estancamiento político se haya resuelto totalmente. El primer desafío será el resultado fiscal para 2016. Actualmente, los 12 meses de déficit acumulados hasta marzo de 2016 permanecen en 2,28%. Así, el nuevo gobierno probablemente trabajará con un déficit mayor, y le sería imposible obtener mejoras del balance fiscal antes de fin de año.

 

La recuperación en la confianza de negocios parece ser temporal en el corto plazo, ya que Temer está tomando el cargo con un apoyo débil de parte de la población, debido a que no fue elegido en elecciones directas, y su partido está altamente ligado al escándalo de corrupción Carwash.

 

Además, la insolvencia ha alcanzado un nuevo máximo, afectada por la operación Carwash y la actual recesión. En 2015, un total de 1.287 empresas se acogieron en Brasil al concurso mercantil o Capítulo XI. En el primer trimestre de 2016 ya se han presentado 409 solicitudes, con un aumento de 114%. Esta cifra indica que la tendencia negativa parece intensificarse aún más en 2016 y es previsible que el país reporte un segundo año de contracción económica.

 

La producción industrial se ha desacelerado durante 24 meses consecutivos acumulados hasta febrero de 2016, el sector retrocedió 9% y aún no hay signos de recuperación. Definitivamente, la población está contraída en el consumo, al tiempo que el mercado laboral se ha deteriorado y los empresarios no invierten, debido al ambiente de alta incertidumbre.

"El escenario de debilidad se ha extendido hacia los sectores más importantes de la economía, lo que ha conducido a mayores tasas de insolvencia. El barómetro sectorial de nuestra compañía muestra que los principales segmentos de la actividad productiva se encuentran en riesgo alto" afirma Louis des Cars, CEO de Coface Chile.

 

No existe una salida fácil para la crisis y la población está cansada de la corrupción, lo que significa que una recuperación de la confianza es improbable en el corto plazo, plantea el estudio. Por otra parte, cualquiera que sea el resultado de la disputa política, la gran fragmentación del Congreso continuará obstaculizando el avance de las reformas estructurales tan necesitadas por el país, concluye Coface.

 

En resumen, Brasil no comenzará su recuperación hasta que el estancamiento político sea resuelto y la recuperación económica no será inmediata. El pronóstico es que hacia principios de 2017 habrá ligeras mejorías en los índices de confianza y posiblemente leves tasas de crecimiento del PIB. Temas a considerar desde la perspectiva de las exportaciones del sector a ese país.

Descargar esta nota de prensa : Recuperación económica en Brasil no se ve tan rápida / Revista del ... (1,62 MB)

Contacto


María José SEBASTIAN

Marketing & HR Manager
CHILE
mail : mariajose.sebastian@coface.com

Parte superior
  • Spanish