spa-CL
27/05/2013
Noticias Corporativas

México mercado seguro / Asexma

Son muchas las razones que hacen de México un mercado atractivo para los exportadores nacionales, particularmente los frutícolas quienes envían uva, manzanas, kiwi y ciruelas. Por una parte está la cercanía, que disminuye los costos de transporte, un mercado con 114.872 millones de habitantes y un crecimiento estimado para el 2013 de 3,6%. Pero uno de sus mayores valores agregado es el cumplimiento de pago y la certeza de que las divisas retornarán on time. “Desde el 2009 no ha registrado siniestros por impagos, salvo el año pasado que representó un 7,3% del total de impagos en exportación de frutas. En lo que va del año, no se registran “incumplimientos”, afirma Louis des Cars, CEO Coface Chile.

 

Por ello se prevé que se mantendrá estable como un mercado seguro para los envíos de fruta fresca y de otros productos agroalimentarios en caso que los exportadores decidan emprender a dicho país, previo análisis del comportamiento de pago del comprador final. Esta condición, no es excluyente del permanente monitoreo comercial del destinatario, dado que siempre puede presentarse un imponderable.

 

Esta condición microeconómica va de la mano de lo macroeconómico. México tiene una clasificación de riesgo país de A4. Es decir midiendo el nivel promedio de los valores predeterminados de pago las empresas mexicanas en el marco de sus transacciones comerciales en el corto plazo en combinación con las perspectivas económicas, financieras y políticas del país; la experiencia de pago y evaluación del clima de negocios lo hace un país confiable y estable en el tiempo.

 

Esta clasificación en los hechos, obedece a que el crecimiento de México se espera que permanezca cerca de su potencial en 2013, en virtud de una demanda interna sostenida. A su vez, el consumo de los hogares se beneficiará de un mercado laboral saludable, de un crecimiento del acceso al crédito, y de la moderación de los precios de alimentos y de la energía.

 

Estados Unidos sigue posicionado como el más importante destino de las exportaciones aztecas, con una concentración del 80% del total de envíos que representa un 25% del PIB. La producción industrial mexicana está estrechamente correlacionada con la actividad económica de su vecino país, por ello hay que estar atentos a dicho mercado, dada que cualquier coyuntura impacta directamente en México, y en consecuencia en los exportadores nacionales. Cebe destacar que su participación en el mercado americano ha crecido hasta 15%, mientras que la proporción de productos chinos ha disminuido, sin duda debido a un reequilibrio de los costos de mano de obra y transporte. Las transferencias de emigrantes e ingresos por turismo de los Estados Unidos no compensan las repatriaciones de dividendo por empresas extranjeras, pagos a prestamistas extranjeros o los costos de flete y seguro vinculados al comercio de mercancías de intereses. En lo político las relaciones entre México y Estados Unidos son a veces antagónicas por la coyuntura de inmigración, la situación de los mexicanos indocumentados, tráfico de drogas, de armas (al sur), de aceite (al norte), las medidas de control de la frontera y las operaciones de hidrocarburos en el Golfo. El crimen organizado fomenta la corrupción de las fuerzas del orden, particularmente en los Estados Federados del norte. La efectividad de la ley a veces está manchada por la corrupción y el temor a represalias.

 

Para el presente año se estima que continuará la reducción del déficit fiscal, que debería ser suficiente para estabilizar la deuda pública, de los cuales de la porción externa de un 44% denominada en moneda extranjera, un 23% de ésta va tendiendo a la baja por el aumento de la emisión de bonos denominados en pesos.

 

Una problemática está localizada en los ingresos fiscales que representan sólo el 23% del PIB, 15% sin considerar el aceite. Esta debilidad es una nebulosa por dos aspectos: por un lado, excluyendo los ingresos petroleros los stands de déficit de 8% del PIB, mientras que por otra parte, los ingresos del petróleo podrían estancarse debido a la erosión de la producción mexicana observado durante los últimos 7 años. La empresa nacional de petróleo, PEMEX ha ocupado un monopolio en la exploración a través de la producción desde 1938, pero no tiene suficientes recursos técnicos para desarrollar la exploración de nuevos campos de aguas profundas en el Golfo de México, mientras que los campos más viejos están agotados. Una gran proporción (35%) de las ganancias de PEMEX son, además, tomadas por el Estado, por lo que tiene que acceder al prestado para invertir. La mitad de la deuda externa pública obedece a PEMEX. El uso de empresas extranjeras, autorizadas desde 2011 en un marco de servicio de contratos de exploración y, en caso necesario, para la explotación de nuevos campos es reciente, por lo que aún no puede medir su impacto en las cuentas públicas.

 

“No obstante lo anterior, el hecho que Coface no registre impagos por 3 años consecutivos, salvo el 2012 y en escala menor, hace prever que se mantendrá como un mercado atractivo, con una gran potencialidad para crecer e incursionar para los productores de vinos y carnes que aún no se posicionan en esa plaza como sí lo han hecho los de fruta fresca” agrega des Cars.

Contacto


María José SEBASTIAN

Marketing & HR Manager
CHILE
mail : mariajose.sebastian@coface.com

Parte superior
  • Spanish