spa-CL
21/04/2014
Noticias Corporativas

Estados Unidos y Japón: Dos destinos seguros para el aceite de oliva / Revista del Campo

Estados Unidos y Japón: Dos destinos seguros para el aceite de oliva / Revista del Campo

 

La exportación chilena de aceite de oliva va en sostenido crecimiento. Durante 2013, los envíos aumentaron, en volumen, 18% por sobre los de 2012. Parte de las razones de esto es la creciente apertura de nuevos mercados. Así, a Estados Unidos, que concentra el 39,4% de los envíos, según estadísticas del Servicio Nacional de Aduanas, se han sumado países altamente competitivos, como los europeos, donde destaca Italia, con 9,8%, y España, con 2,4%. Cifra por ahora modesta, pero que tiene altas proyecciones.

 

Brasil es el segundo destino, con 26,9%. Luego destacan Colombia, con 6,0%; Canadá, con 4,2%; Venezuela, con 4%; Japón, con 2,1%; y China, con 1,4%. Otros países suman el 4,3% de los envíos de aceite de oliva, entre los que resaltan Costa Rica, El Salvador, Panamá y Uruguay.

 

Dada la creciente importancia del rubro, para los exportadores resulta clave conocer el riesgo asociado a esos mercados. Coface, en su último informe de riesgo país, sitúa a Estados Unidos entre los destinos más seguros, donde alcanza la categoría A1, al igual que Japón y Canadá, destinos menores para Chile pero que están al alza.

 

Para esta evaluación, explican en Coface, se consideró el repunte de las economías avanzadas, como EE.UU. y Japón, dado que ambos países están experimentando un crecimiento dinámico y equilibrado.

 

Panorama en EE.UU., Japón y Canadá

 

La aseguradora de créditos prevé para Estados Unidos un crecimiento de 2,7% para este año, producto "tanto del sostenido consumo de los hogares como de la resistencia de las empresas. La rentabilidad de las empresas ha recuperado su nivel anterior a la crisis, con una deuda relativamente baja", explica Louis des Cars, CEO de Coface Chile. Otro factor que contribuye a la revalorización de Estados Unidos fue el asentamiento de la crisis del techo de la deuda pública a principios de 2014.

 

En relación con Japón, en la entidad estiman que el alza del IVA ejercerá presión sobre el crecimiento de la economía que alcanzó 1,6% en 2013. "Ello dado principalmente por el aumento de las exportaciones y el consumo de los hogares, que este año se prevé será menor por la implementación de esta medida", recalca Des Cars.

 

"Las empresas exportadoras mantendrán sus niveles de inversión, para beneficiarse de la firme dirección de las políticas de comercio internacional. Sin embargo, la rentabilidad de las empresas nacionales sufrirá las consecuencias de la desaceleración del consumo privado desde el segundo trimestre de 2014. Ello pondrá freno en la inversión de las empresas que dependen de estímulos fiscales. En este contexto, la inflación es probable que continúe en aumento", agrega.

 

En cuanto a Canadá, para el 2014 el consumo privado seguirá lento, con tasas de 1,8% menores que en años anteriores, cuando superaban el 2,5%. Sin embargo, el aumento de la renta disponible con un incremento de 3.5% y la constante disminución de desempleo desde 2009 son alentadores para la confianza de los hogares, lo que podría ayudar a una mayor holgura hacia fines de 2014.

 

Mayor riesgo en los emergentes

 

Distinto es lo que ocurre en las economías emergentes, donde el riesgo se ha incrementado. Por ello, Louis de Cars llama a estar atentos al comprador final, especialmente en Brasil y Venezuela. "La desaceleración continúa en las principales economías emergentes, debido a que los problemas de suministro se han visto particularmente afectados por la caída de las inversiones", explica des Cars.

 

En Brasil, la evaluación bajó de A3 a A4, dado que el potencial de crecimiento se ha visto afectado por la desaceleración del consumo y los problemas estructurales: la inadecuada infraestructura, la escasez de mano de obra calificada y las barreras burocráticas. Además, dado que la inestabilidad política es un criterio aplicado por Coface en sus evaluaciones de riesgo, dicho mercado también se vio afectado por la crisis política que atraviesa.

 

En esa línea, Venezuela no es la excepción y Coface redujo la nota de C a C bajo vigilancia negativa. Eso significa un alto riesgo de impago para el exportador. En dicho mercado la situación es más grave, ya que por años la recesión e hiperinflación se dan en un contexto de problemas sociales y políticos.

 

La situación seguirá siendo frágil hasta las elecciones legislativas de septiembre de 2015, en particular para las empresas en riesgo de privatización y sujetas a la limitación de sus importaciones, a controles sobre los precios y los márgenes. Los proveedores del Estado y de los sectores del petróleo y gas están sufriendo retrasos en los pagos a largo plazo. Aún mayor es la demora en el pago a exportadores chilenos, que ven con temor e incertidumbre el retorno de sus divisas. "Clave en dicho país es la relación comercial directa entre vendedor y comprador", enfatiza des Cars.

 

Colombia y Europa

 

Después de 10 años de rápido crecimiento, los países BRIC se están desacelerando significativamente. Para 2014, Coface prevé un crecimiento de 3,2 puntos por debajo de la media de lo que registraron en la última década. Al mismo tiempo, otros emergentes están acelerando su desarrollo con buenas perspectivas de producción y financiamiento. Es el caso de Colombia, el quinto mercado receptor de aceite de oliva, con un sólido entorno empresarial A4, similar a los que tienen hoy los BRIC.

 

Para identificar los países prometedores a los que los BRIC están dando paso, Coface analizó varios criterios, incluyendo el crecimiento que se acelera y una economía diversificada y resistente a la desaceleración. "También se analizó que dispongan de suficiente capacidad para financiar el crecimiento -un nivel mínimo de reservas son necesarias para evitar acudir excesivamente a reservas extranjeras- sin el riesgo de crear una burbuja crediticia, o que aun no tienen mercados de capital de tamaño comparable con los de los países de la OCDE. Este es el caso de Colombia", dice Des Cars.

 

En Europa, la situación de las empresas italianas sigue siendo preocupante dado que el registro de pago de Coface lo evalúa mucho peor que en el resto del continente, ello implica que la evaluación de riesgo país sea de B. A eso se suma su débil desempeño económico, empresarial y morosidad en el sector público, muy por encima de la media europea.

 

Sin embargo, se prevé una ligera recuperación de la economía pero muy limitada por el débil consumo. Con ello se mantendrán con altas tasas de desempleo por encima de 12%. No obstante, se espera que las condiciones para la concesión de crédito tiendan a facilitarse para permitir una recuperación gradual y fomentar un repunte en el consumo y la inversión.

 

En cuanto a España, la recuperación en 2014 será lenta. El desempleo se mantiene muy alto, con 26%. Sin embargo, la baja inflación debería reforzar el poder adquisitivo de los hogares y el alza del consumo.

 

Ojo con China

 

China, que siempre es atractivo por la dimensión del mercado, se mantiene en clasificación B. Hay que tener presente que desde 2010 registra en los permanentes monitoreos de Coface el nivel de morosidad empresarial más alto, llegando incluso el 82% de las empresas entrevistadas con retrasos en los pagos en 2013, un aumento del 5% respecto de 2012 y el nivel más alto en tres años.

 

"En este escenario es fundamental que los exportadores mantengan sus proyecciones de crecimiento en los envíos de aceite, pero fortaleciendo sus lazos con sus compradores habituales y creciendo con antecedentes comerciales vigentes de los nuevos compradores", sugiere Des Cars. 

Descargar esta nota de prensa : Estados Unidos y Japón: Dos destinos seguros para el aceite de oliva ... (709,85 kB)

Contacto


María José SEBASTIAN

Marketing & HR Manager
CHILE
mail : mariajose.sebastian@coface.com

Parte superior
  • Spanish